• 21/06/2018
  • Post by Sterimar™

Calor = congestión = insomnio

insomnio_sterimar

El calor, aunque con retraso este verano también llegará y nos complicará la vida. ¿Cuántas noches nos hemos pasado en vela porque el calor no nos ha dejado pegar ojo?

“Nos metemos en la cama y empezamos a dar vueltas. Primero tenemos mucho calor, sudamos, la nariz se nos tapona y nos despertamos porque nos resulta difícil respirar. Tratamos de aliviar el calor con una ducha rápida en agua fría, bebemos agua, nos damos un paseo por casa y volvemos a intentarlo. Parece que lo conseguimos, pero el calor regresa y vuelta a empezar, así hasta que llegan los nervios porque miramos el reloj y ya nos quedan menos horas de descanso y empezar el día. El calor se hace insoportable y nosotros nos ponemos insoportables”. Esta podría ser la descripción de muchas de nuestras noches de verano.

El calor, la humedad, la presión, todos los cambios afectan al bienestar de nuestro cuerpo y de ahí surgen los problemas para conciliar el sueño. Eso que tantas veces escuchamos de la “nariz tapada” es una respuesta sensorial del flujo aéreo nasal que al alterar los niveles de temperatura y humedad del aire que inhala se rebela y se inflama.

La interacción entre la temperatura y la humedad influyen en el “enfriamiento por vía nasal”, de este modo podemos decir que la congestión nasal está relacionada con factores como la temperatura y la humedad, por tanto nuestro insomnio, también. Nos gustaría tener el poder como para regular la temperatura atmosférica pero como eso no puede ser, trataremos de daros unos consejos para sobrellevar estos meses de calor que tenemos por delante.

  1. Mantener una buena temperatura interior, ¿y cuál es la buena temperatura interior? La diferencia entre la temperatura exterior e interior no debería de ser superior a 10 grados y siempre con el límite de 20 grados, menos de veinte grados cuando en el exterior la temperatura es superior a 30 es un riesgo para nuestra salud.
  2. Mantén la humedad correcta en la estancia en la que duermes nunca menos de un 35% de humedad en la habitación.
  3. Bebe mucho y mantente hidratado durante todo el día.
  4. La limpieza y la higiene son fundamentales. Trata de conservar la casa siempre limpia y tus fosas nasales también. Durante el verano con el calor y al estar el ambiente más seco la suciedad se pega a las paredes nasales, humedécelas y límpialas de manera más fácil
  5. Sterimar te ayudará además de a mantener las fosas nasales limpias a aliviar la congestión en el caso de que no se haya podido evitar.

¿Estás preparado para la contienda? Este verano guerra al calor y a la congestión. Sterimar será nuestro aliado y podemos utilizarlo todas las veces que lo necesitemos. Sterimar y a respirar ¡Feliz verano!

 
  • ¿Te gustó este artículo? Compártelo
 
Volver