• 14/12/2017
  • Post by Sterimar™

Defensas: ponerlas en forma para el invierno

recargar_defensas_sterimar

Defensas, ¿sabes cómo cuidarlas para hacer frente al periodo invernal? ¿Cuántas veces hemos oído eso de: te resfrías porque estás débil? Porque no comes bien, porque estás bajo de defensas, en definitiva porque no te cuidas, llevas una mala vida.

Uno no se resfría porque esté bajo de defensas, pero sí es cierto, que al estar bajo de defensas, la protección corporal es menor y por lo tanto a nuestro sistema inmunológico le cuesta mucho más ejercer una defensa.

Queremos que os cuidéis todo el año, no sólo en este período por la llegada de los virus y el frío, para estar fuerte hay que mimarse y preocuparse a lo largo de todo el año, si lo hacemos así, las enfermedades tardarán más en llegar y se irán mucho antes cuando lleguen.

Aquí van unos consejos que deberíais de convertir en rutina:

  • Una alimentación equilibrada y saludable: cinco comidas al día. Un desayuno completo cargado de fruta y mucha vitamina, especialmente C (todos los cítricos son perfectos para ello). Comidas y cenas en las que las verduras siempre estén presentes combinadas con pescados y legumbres. No te olvides de las carnes y los huevos que son fuente proteínica importante, pero ambos con moderación. ¡Ojo!, nuestras defensas de vez en cuando también necesitan algún capricho, así que esa onza de chocolate al que tantas ganas le tienes, puedes hincarle el diente.

  • Ejercicio moderado: sabemos que salir en invierno da más pereza que con el buen tiempo, pero si lo estableces como una rutina te costará menos. Todos los días un paseo matutino, sólo o acompañado o aprovechar los fines de semana para salir a andar en bicicleta, o ir a nadar a la piscina. El ejercicio te fortalece a ti y fortalece tus defensas.

  • Por último y muy importante también para nuestras defensas, trabajar la mente. Evitar los momentos de estrés, aprender a controlar nuestras emociones, liberarse de vez en cuando. Recordar que muchas de nuestras enfermedades están en nuestra cabeza, por eso es muy necesario cuidarla.

Si cumplís con todo esto, no evitaréis achaques del invierno, pero sí tendréis vuestras defensas más que preparadas para hacerles frente a todas las olas de frío, borrascas y ciclogénesis que se presenten.

 
  • ¿Te gustó este artículo? Compártelo
 
Volver